Educando al ciudadano del mundo
15
May

Bonjour! El saludo y la sonrisa de la recepcionista dan la bienvenida al Lycée Français Paul Gauguin de Panamá. Dentro de los dos edificios que albergan al primer y único colegio francés en Panamá, estudian más de 400 estudiantes, de 40 nacionalidades distintas, desde los 2 a los 17 años, siguiendo estrechamente el plan académico de la Agencia para la Enseñanza del Francés en el Extranjero, una red que reúne a 500 liceos franceses alrededor del mundo, respaldada por el gobierno francés. Este colegio, ubicado en Panamá Pacífico, tiene la particularidad de que no es una empresa pública ni privada, sino una asociación de padres de familia sin fines de lucro.

Su director Jean Deshayes remarca con orgullo que cada año el gobierno francés envía personal del Ministerio de Educación de Francia para inspeccionar la pedagogía y así confirmar que siguen el plan establecido. Asimismo, los profesores anual o bianualmente reciben capacitaciones internacionales para mantenerse actualizados. “La excelencia académica” resalta como lo que distingue a este colegio de los demás. Explica que el plan académico del maternal francés es uno de los más reconocidos del mundo, y que todos los estudiantes se gradúan con el bachiller francés que les permite entrar a universidades en todo el mundo, desde Europa hasta Canadá y Estados unidos. Justo esta apertura hacia el mundo es lo que atrajo a la madre de familia Alejandra Hofer a matricular a sus hijos en el liceo francés panameño. Venezolana de padre suizo, ella estudió la secundaria en el liceo francés de Caracas, Venezuela, y considera que esta enseñanza le permitió entrar a una universidad suiza sin tener que realizar un examen de admisión. Alejandra recuerda que, gracias a su preparación en el liceo, también tuvo opciones de estudiar en Bélgica y Francia.

Deseosa de ofrecer a sus hijos esa amplia variedad de opciones universitarias a futuro, les inscribió en el liceo francés de Uruguay, donde la familia residió durante siete años. Cuando se mudaron a Panamá, enseguida fue a conocer el liceo francés local para inscribirlos.

Conocer el colegio francés panameño les llevó a Panamá Pacífico, que terminó convirtiéndose en su hogar.

“Nos gustó mucho esta zona, porque somos muy deportistas”. Alejandra practica triatlón y su hija, de 12 años, es parte del equipo juvenil de triatlón de Panamá Pacífico, mientras que sus mellizos, de 9 años, están en la escuelita de fútbol Shooting Stars de Panamá Pacífico.

Comenta que le encanta que sus hijos llegan al colegio en bicicleta desde casa. “¿En dónde hoy en día se puede hacer eso? Es muy agradable”. El director Deshayes menciona que otra de las grandes fortalezas del instituto, además de la excelencia académica, es que el liceo en Panamá prepara a los niños en tres idiomas: francés, español e inglés.

“Mis hijos son trilingües pasamos del español al francés en una misma frase. Ellos tienen una mezcla de culturas muy grande”, comenta Alejandra Hofer, agregando que el Lycée français Paul Gauguin de Panamá reúne a muchas más nacionalidades que el de Uruguay, y esto enriquece la formación de sus hijos. El director explica que otro punto vital de la enseñanza en el colegio es “compartir los valores y cultura de todos los países. Tratamos de formar lo que yo llamaría los ciudadanos del mundo. Es impactante, realmente pueden ir a cualquier parte del mundo, de eso no tengo duda”, y lo dice por experiencia propia pues su hijo se educó en el liceo francés de Argentina.

El énfasis académicamente está en aprender a aprender, recalca Deshayes. La hija mayor de Alejandra Hofer, Elena, es miembro del grupo de debate y ha llegado a participar en encuentros en La Paz, Bolivia, y Bogotá, Colombia, con estudiantes de la red de liceos, y los debates los hacen en inglés, francés y español. “Crean autonomía. Me gusta mucho el razonamiento. No es que ‘me tengo que’ aprender las tablas de multiplicar de memoria, sino para qué sirven, cuál es la utilidad y cuáles son los trucos para hacerlo lógicamente”.

El colegio ya comienza a ganar reconocimientos internacionales. El niño Antonio Coronel, de 9 años, del liceo panameño resultó finalista del concurso internacional de debate de la AEFE, la Agencia para la Enseñanza francesa en el Extranjero y se encuentra actualmente en París, para la final mundial del concurso, en el Ministerio de Asuntos Externos francés. Esto refuerza el hecho de que el Lycée Français Paul Gauguin de Panamá, además de la excelencia académica, busca el bienestar del estudiante y su apertura al mundo.