Panamá Pacífico: Un laboratorio de emprendimiento
27
Mar

Condiciones excepcionales para hacer negocios, una comunidad abierta a las ideas y el hábito de generar sinergias, hacen de Panamá Pacífico un prometedor ecosistema de innovación y emprendimiento para el Istmo.

Quizás sean los trazos geográficos o su itinerario histórico lo que ha llevado a Panamá a perseguir el propósito de unir al mundo. Desde el Canal hasta su sistema financiero, los ejemplos varían y hablan de un país que asumió el rol de permitir que florecieran ideas, oportunidades, negocios y relaciones entre personas provenientes de distintos rincones del planeta.

Esa visión se encuentra implícita en uno de sus epicentros de desarrollo. Panamá Pacífico, un área económica especial ubicada a 6km del Centro de la Ciudad, representa todo eso y más. Se trata de un escenario donde las posibilidades de progreso se diversifican, reinventan y evolucionan.

Además de abrirse local e internacionalmente como un atractivo enclave para la operación de alrededor de trescientas empresas de sectores como el tecnológico, logístico y manufacturero, otro de sus objetivos -y quizás uno de los más promisorios- es consolidarse como un ecosistema de innovación y emprendimiento para el país y la región. Ahora busca vincular y concentrar a esos creadores, inventores, visionarios y empíricos de los negocios, que están cambiando los productos que consumimos, los servicios a los que accedemos y las dinámicas productivas que nos rodean.

El momento es ahora

Tal y como sentenciaría Oppenheimer en el título de su icónico libro, las opciones de los países latinoamericanos son “Crear o Morir”. Ahora que el mundo transita por una transformación en la que la creación de soluciones es ineludible, el emprendimiento resulta ser una de las mejores herramientas para reinventar las economías.

En Panamá, las condiciones se están dando. Según el Global Entrepreneurship Monitor 2016, los emprendedores de etapa temprana representan el 13,2% de la población económicamente activa, de estos, 8,6% son emprendedores nacientes y 4,4% ya han logrado establecerse. Además, 46% de la población cree que tendrá la oportunidad de emprender en los próximos meses, 48% considera que cuenta con los conocimientos y habilidades necesarias para hacerlo y 43,1% considera que es fácil hacer negocios en el país.

En ese panorama, es natural que un ecosistema como Panamá Pacífico le apueste al estímulo de la creación de empresas y negocios del futuro. Y ya hay quienes pueden dar fe de ello. Ohad Shitrit es CEO de MyBox Express, uno de los emprendimientos que pertenecen al área y que está enfocado en la gestión de carga y compras por internet. “Lo que hacemos es que le facilitamos al usuario final poder comprar a nivel internacional, en cualquier página a nivel mundial, y nosotros nos encargamos de y traerle el producto hasta la casa u oficina” explica.

Creada en 2014, esta compañía –que cuenta ya con seis puntos físicos- ha desarrollado su propio software para acompañar las compras por internet y permitirle a sus clientes realizar tracking online de los paquetes, programar entregas, entre otros.

Su experiencia de convivir con un ambiente empresarial como el de Panamá Pacífico ha sido decisiva en sus palabras. “El país tiene muchos emprendedores y hace falta la unificación del sector privado, publico e innovador. Este es un lugar que promueve eso, es una idea bastante interesante para lograr que esto crezca” afirma.

Sembrar sueños, cultivar empresas

Panamá Pacífico se ha propuesto atraer emprendedores de todo el país a través del diseño de una serie de ventajas. Junto a la Fundación Ideas Maestras, cuya misión es apoyar la consolidación del ecosistema de emprendimiento e innovación en el país, ha establecido un acuerdo que busca crear un hub de creación de negocios y empresas. De acuerdo con Sebastián Mendoza, Presidente de la Fundación, el área cuenta con los ingredientes necesarios para lograrlo. “Que exista una diversidad de empresas que estén siempre buscando soluciones y mercados. Eso es fundamental” explica.

El convenio facilita, a grandes rasgos, el intercambio de experiencias y conocimiento, el networking de especialistas, técnicos, científicos, profesores y estudiantes, el uso de infraestructura y la realización de programas educativos, prácticas profesionales, de investigación, concursos de innovación y desarrollo de tecnología; como el First Tuesday Panamá una red global sin fines de lucro con base en Londres, Inglaterra, que conecta emprendedores, empresarios, inversionistas, clientes y proveedores desde 1998, que en este mes de marzo se realizó por primera vez en Panamá Pacífico, logrando conectar a los emprendedores con actores que pueden apoyar sus ideas para convertirlas en realidad. Adicionalmente, el acuerdo impulsa la gestión de recursos nacionales e internacionales que permitan fondear todas estas iniciativas, lo que potencialmente puede vincular cada vez nuevos y mejores jugadores.

Con sus más de veinte mil residencias, un millón de metros cuadrados de espacio comercial y 650 hectáreas de espacios abiertos y vegetación, el plan maestro de Panamá Pacífico lo está perfilando como uno de los escenarios más vibrantes para la innovación y el emprendimiento. Sus puertas están abiertas para aquellos con la suficiente valentía de crear y crecer a pulso, aquellos que, según Mendoza, son capaces de hacer realidad su visión del mundo. “Quien tiene una idea y un mes después permanece como idea, es solamente un soñador. El que crea una idea y un mes después tiene un negocio, ese es un emprendedor.” Estos últimos son los llamados al nuevo campo de sueños de Panamá.