Luz natural en los hogares de Panamá Pacífico
14
Sep

Qué entre el sol
El primer resplandor de la mañana. El reflejo de destellos de sol al mediodía. La naranja calidez de la tarde. Esos momentos del día entran a las residencias de Panamá Pacífico a través de las amplias ventanas que miran hacia la naturaleza desde cada rincón del hogar.

Esa conexión con la naturaleza se disfruta en buena medida por ese baño de luz natural dentro de los espacios íntimos.

La decoradora Lilia Esther De León ha decorado en Panamá Pacífico desde residencias modelo hasta hogares de residentes, siempre buscando acentuar la entrada de la naturaleza a los espacios internos, y eso implica jugar con la luz, llevarla a los rincones oscuros, controlarla a horas de mucha luminosidad y hacerla protagonista de la decoración interior.

Además del paisaje natural, la decoradora resalta que el ambiente ordenado y amplio de esta comunidad también aporta serenidad cuando se contempla desde el interior de los hogares. Por ello, recomienda “aprovechar este contexto natural e integrarlo en lo posible al ambiente interno de las viviendas, utilizando filtros solares que no obstaculicen la vista y el paisaje”.

Del exterior al interior
De León explica que en cada espacio hay que tomar en consideración los siguientes aspectos del exterior:

¿Por dónde sale el sol?: Conocer la orientación de la vivienda en relación al movimiento del sol “es básico al analizar los espacios. Las orientaciones más desfavorables son la oeste y la sur, ya que son las que reciben mayor insolación. Por eso, no deben ubicarse las fachadas abiertas en este eje solar”, explica.

La ventilación: Se debe permitir que el viento circule lo más posible dentro la casa y las habitaciones. Esto no solo ayuda a refrescar, sino que también reduce los niveles de humedad.

Desde la ventana: A la hora de escoger los elementos que cubrirán las ventanas, la decoradora sugiere pensar en que no obstruya la vista. “Hay sistemas que permiten seguir disfrutando la vista y protegen de la luz solar a la vez”.

Espacios privados: La elección de los elementos para las ventanas y puertas de cristal “también define un aspecto muy importante del espacio doméstico, la privacidad y la posibilidad de no estar expuestos a lo público”, explica la decoradora. De manera que no deben obstaculizar la vista ni bloquear el sol del todo, pero sí permitir que no se vea la actividad interior afuera.

Que entre el sol pero no tanto
Al pensar en llenar la casa de luz también hay que pensar en controlarla para que los rayos ultravioleta no dañen los muebles y textiles, y para que los habitantes disfruten de ambientes acogedores sin encandilarse.

“El exceso de luz solar se puede mitigar con elementos como persianas, paneles y cortinas tipo shades o rollers”, comenta De León. Las opciones hoy van de las “que permiten bloquear completamente el paso de la luz o permitir que la luz solar entre tamizadamente”.

“Hay filtros que se aplican directamente en los ventanales y vidrios y protegen de los rayos solares. Estos sistemas de control solar no solo regulan el paso de luz, sino que permiten crear atmósferas acogedoras”. Además, estos elementos utilizan hoy tecnologías que permiten, no solo un manejo automático para abrir y cerrar, “sino una iluminación eficiente a la hora de enfriar el espacio”. Es decir, contribuyen a disminuir el calor en el interior.

Sin rincones oscuros
De León recomienda utilizar colores claros en paredes y techos para dar luz a los rincones oscuros. “También es bueno utilizar elementos que reflejen la luz como espejos, cristales y vidrios para permitir el paso de la luz, y hacer los espacios más agradables”.

Humedad a raya
“Esa luz maravillosa que disfrutamos todo el año en Panamá” ocurre gracias a un clima con altos niveles de humedad, sostiene De León. Esa humedad puede dañar textiles, cueros y maderas.

Parte del juego al diseñar los ambientes interiores de una casa rodeada de naturaleza, es controlar la luz y la ventilación para disminuir la humedad en el interior.

Algo de luz artificial
Para la decoradora, las lámparas tanto de mesa como de techo pueden ser verdaderas obras de arte y, por eso, uno de sus placeres es visitar las tiendas de lámparas. Recomienda explorar muchas opciones antes de decidirse por una, ya que su rol va más allá de la iluminación, ya que cada lámpara marca la personalidad del espacio donde se coloca.