Demetrio Díaz: pionero en exportación de controladores biológicos
25
May

Demetrio Díaz creció en la tierra que alimenta al país, las tierras altas Chiricanas. En su natal Boquete, cosechó café, tomate, lechuga, papa, pimentón; aprendió a administrar una finca lechera y campos agrícolas. “Tuve la oportunidad de ser agricultor toda la vida”.

Esa larga relación con el campo, le llevó a la investigación para ayudar a esa tierra a producir más siendo amigable con el ambiente, cuidando mejor los suelos, el bienestar del productor y la salud del consumidor final. Desde Panamá Pacífico, su empresa ABC Advanced BioController comercializa, investiga y desarrolla hongos antagónicos y entomopatógenos para el control de insectos plaga en la agricultura.

La empresa ha invertido en desarrollar el primer laboratorio para la exportación de estos microorganismos en la región, diseñando un sistema innovador de producción continuo y una estabilización a tempreratura ambiente de estos seres vivos.

Sus investigaciones, desarrollos y productos lo han destacado, obteniendo reconocimientos nacionales e internacionales como el premio a ecoemprendedores del año en Mongolia por de Young Americas Business Trust, el premio Ag Tech de Pomona Impact y en 2017 fue uno de los ganadores del Premio Nacional a la Innovación Empresarial de la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (SENACYT) y la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá, con su innovador proyecto “Desarrollo del primer laboratorio de control biológico para la exportación en Panamá”.

De Boquete a Panamá Pacífico

Demetrio es un emprendedor por herencia. Luego de su infancia en las montañas boqueteñas, el empresario vivió 10 años en Canadá y al regresar a Panamá, su padre Carlos Díaz creó la empresa Aboquete, con la que brindaba soluciones ecológicas, y le dijo a su hijo: “He creado una empresa. ¿Qué vas a hacer con ella?” Díaz le pidió tiempo para investigar y encontró el enfoque que practica hoy con ABC: “El desarrollo de nuevos productos que ayuden al agricultor a mejorar su calidad de vida y productividad siendo amigables con el medioambiente”. Actualmente, se enfoca en el desarrollo de nuevas tecnologías para controlar, de forma natural, plagas, insectos y hongos.

“Me hubiese podido quedar tranquilamente en Boquete”, comenta el emprendedor chiricano. “Pero lo que me motivó fue crecer el negocio, expandirlo”. Por eso se traslada a la capital, encontrando un punto rodeado de naturaleza, que le hace sentir como en casa. Panamá Pacífico, donde instaló su empresa hace cinco años.

ABC, desde su instalación en el Área Económica Especial, es una empresa en constante crecimiento, que exporta a Honduras y Nicaragua, y tiene planes de llegar próximamente a Colombia, Perú, Guatemala y Ecuador. “Contamos con biólogos, químicos, ingenieros agrónomos y un cuerpo administrativo. Hemos tenido altas y bajas, como en todas las empresas, pero nos hemos podido mantener haciendo lo que nos gusta, ayudando a las demás personas a hacer una agricultura sostenible”, cuenta Díaz, quien regularmente, antes de iniciar su jornada, hace ciclismo en las mañanas en la ciclovía de Panamá Pacífico.

Cultivos más limpios, sociedad más sana

ABC (Advanced Biocontroller) comenzó con tres productos de controladores biológicos para atacar plagas de diferentes cultivos y hoy comercializa seis y están en proceso de desarrollar más opciones efectivos en el control de plagas, así como ambientalmente amigables.

“Con esta tecnología, ayudamos al medioambiente, ya que se minimizan los riesgos del cambio climático e incentivamos la vida microbiana del suelo que se pierde por el abuso de los químicos”, recalca Díaz.

“Hay que disminuir el uso indebido o agresivo de agroquímicos. Con esta tecnología, le demostramos al productor que sí hay una forma de producir más sano”.

Al empresario, padre y agricultor le motiva cuando un productor le dice “me gustan los resultados que obtengo”, porque además de aumentar la producción, conseguir cultivos más limpios, se generan una sociedad más sana.

Demetrio, líder de la agricultura extraordinario, que se ha especializado en emprendimiento, en la Universidad de California en Berkeley, ve gran potencial en Panamá con la producción. Para él, la lechuga cultivada en granjas urbanas y en hidroponía, son áreas que el país aún puede aprovechar más. “Nos debemos enfocar en la parte de investigación y desarrollo”, afirma Díaz, quien cree que todo aquel que logra cambiar paradigmas en el campo logra éxito en la parte agrícola.